PETITE MORTE

de Jirí Kylián. CND

Jirí Kylián creó este ballet especialmente para el Festival de Salzburgo con motivo del segundo centenario de la muerte de Mozart. Para este trabajo eligió los fragmentos lentos de dos de los más bellos y populares conciertos de piano de Mozart.  Esta deliberada elección no debería ser vista como una provocación o inconsciencia, si no como mi forma personal de constatar el hecho de estar viviendo y trabajando en una parte del mundo donde nada es sagrado, donde la brutalidad y la arbitrariedad son lugares comunes. La obra debería transmitir la idea de dos torsos antiguos, con sus cabezas y miembros amputados,  evidencia de una mutilación intencionada que no obstante es incapaz de destruir su belleza, reflejando así el poder espiritual de su creador. 

La coreografía presenta seis hombres, seis mujeres y seis floretes. Los floretes cumplen verdaderamente  la función de parejas de baile, y en algunas ocasiones parecen más rebeldes y obstinados que una pareja de carne y hueso. Visualizan un simbolismo que está más presente que una línea argumental. Agresión, sexualidad, energía, silencio, insensatez  y vulnerabilidad. Todos estos elementos  juegan un importante papel. Petite Mort, que literalmente significa muerte pequeña, es también, en lenguas como el francés y el árabe, paráfrasis de orgasmo.

Música: Wolfgang Amadeus Mozart (Piano Concerto in A Major -KV 488-, Adagio, Piano Concerto in C Major -KV 467-, Andante)

Figurines: Joke Visser

Diseño de luces: Joop Caboort

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *